Pedir la cola en la UCAB es la nueva forma de transporte

unnamed

Foto tomada por: Vanessa De Oliveira y Andrea Gamboa

En el último año, la cantidad de alumnos que han optado por usar el pide cola ha aumentado significativamente lo que hace evidente algunos de los problemas que vive , hoy en día, Venezuela

En la comunidad de la Universidad Católica Andrés Bello siempre se ha buscado ayudar a todos los estudiantes facilitándole las herramientas para poder culminar sus estudios. Una ayuda muy importante es “el pide cola” de la universidad, una parada ubicada en la salida vehicular de la Universidad donde los alumnos pueden esperar a que algún compañero que se dirija al mismo destino le de un aventón.

En el último año la cantidad de personas que piden cola se ha incrementado notablemente, esto se debe a distintos factores como la inflación, la falta de repuestos y principalmente resalta el aumento de la inseguridad en el país que repercute de forma directa en la red de transporte público de Caracas.

Fueron los mismos estudiantes quienes crearon la costumbre de pedir la cola en una piedra ubicada a la salida de la universidad. “Los estudiantes se paraban alrededor de la piedra con sol y lluvia”, comentó Nancy Alvarez Secretaria de la dirección de finanzas y egresada de la UCAB.

En el año de 1992 se decidió construir una estructura en forma de parada de la mano del contratista Manuel Vidal y financiado por la Universidad Católica Andrés Bello, donde los estudiantes pudieran pedir la cola con mayores comodidades.

Esta iniciativa por parte de la UCAB ha permitido que los estudiantes que no cuentan con los recursos para regresar a su casa puedan movilizarse con los menores gastos posibles y de la forma más rápida y segura. De modo que, durante más de  25 años muchos estudiantes se han beneficiado directamente de este sistema.

Por su parte, en este último semestre octubre 2016-febrero 2017, el centro de estudiantes, de cara a esta problemática, abrió una cuenta de twitter donde los alumnos pueden especificar su destino para facilitar la comunicación entre quien pide cola y quien puede ofrecerla; de este  modo se acelera el proceso y  se descongestiona el pide cola.

El transporte público es uno de los sectores que se ha visto más fuertemente afectado por la inseguridad que reina en el país. El metro, los autobuses y los carritos por puestos son blancos constantes de ladrones y atracadores que interrumpen diariamente el funcionamiento ordinario del servicio.

Los asaltos y hurtos en el transporte público son usuales. Sin embargo, los usuarios del Metro sostienen que este servicio es una forma “más segura” de transportarse diariamente, en contraposición con las camionetas por puesto.

A pesar de que anteriormente el sistema de transporte subterráneo de Caracas, inaugurado el 2 de enero de 1983, fue catalogado como modelo en Latinoamérica, hoy en día el sistema no cuenta con el mismo reconocimiento porque las cosas han cambiado.

Nabila Chaparro, estudiante de 3er semestre de psicología, usa el pide cola desde hace aproximadamente un año a raíz de haber visto como robaban a una ucabista en la transferencia de Zona Rental. Sobre esto comenta: “Los de la católica se distinguen y por eso es más probable que nos roben a nosotros que a otras personas”.

El metro de Caracas es uno de los lugares donde el hampa está más desatada. Desde robos con pistolas hasta carteristas silenciosos se mueven por las estaciones de la capital amedrentando al ciudadano de a pie.

Guillermo Román, estudiante del 2do semestre de economía, utiliza el pide cola porque un amigo se lo recomendó cuando entró en la universidad. Román señala que el pide cola no solo es seguro si no que además es cómodo y rápido. Acerca de esto relata: “A mi me robaron en el metro una vez, yo estaba escuchando música en el celular y cuando el metro abrió las puertas para salir un hombre me lo arranco con audífonos y todo”.

Según información suministrada por Alberto Vivas, miembro de la Asociación Civil Familia Metro, para el reportaje realizado por El Nacional “La inseguridad en Caracas también es subterránea” para finales de los 90 el metro de Caracas había firmado un convenio junto con la policía metropolitana para colocar personal operativo a lo largo del sistema logrando disminuir los indicies delictivos.

Vivas destacó que, a pesar de los buenos resultados que había obtenido esta política, hace 13 años se eliminó el Grupo Móvil de Apoyo lo que aumentó la inseguridad revirtiendo el trabajo realizado por el convenio.

Diego Sancho, estudiante de comunicación social 6to semestre, explica que prefiere el pide cola porque a pesar de la espera es mucho más rápido que el metro. “Nunca me han robado, por eso la inseguridad no es un factor explícito por lo que he dejado de usar el metro pero si es implícito ya que se de muchos casos que no han tenido la misma suerte que yo”.

No solamente la inseguridad perjudica a los usuarios si no que los empleados también se ven fuertemente afectados por la situación. Trabajadores del servicio aseguran haber recibido intimidaciones por realizar su trabajo.

Vivas denunció para el reportaje Falta de personal, inseguridad y fallas empañan aniversario del Metro, realizado por el periódico El Nacional: “La asociación recibió denuncias de trabajadores que tras desalojar a pedigüeños o buhoneros de los vagones les llegan amenazas a sus celulares de presuntos pranes que manejan a esas mafias desde las cárceles”.

Betania Gomes, estudiante del 3er semestre de psicología, comenzó a utilizar el pide cola junto con una amiga y solo se regresa a su casa en transporte público si algunos compañeros la acompañan, además resalta el ambiente hostil que se vive en el metro “No me gusta el transporte publico, siempre tiene retrasos y además hoy en dia la gente esta muy agresiva y yo no tolero la violencia”.

Asimismo, Vivas, afirmó: “Es común ver estaciones con un solo operador encargado y la falta de personal se traduce en el retraso de los trenes, porque hay menos conductores”.

Andrés De Abreu, estudiante del 7mo semestre de comunicación social, se transportaba en metrobus pero dejo de usarlo ya que lo califica como ineficiente. Debido a que reside en Montalbán, en caso de no usar el pidecola, se regresa en carro por puesto pero lo evita la mayoría de las veces ya que tiene miedo de ser robado. “Dentro del metrobus, robaron a una persona a mano armada”.

La inseguridad no es algo que se viva únicamente en el metro, las camionetas por puesto y el metrobus también padecen de este mal. En el reportaje El miedo que viven los choferes y usuarios en el transporte público por la inseguridad se deja en evidencia que este medio de transporte es azotado de igual manera y cómo esto genera una confrontación sobre de quién es la culpa de esta situación, si  de los choferes o de los usuarios.

Sobre esto, el estudio realizado por El Observatorio Venezolano de Violencia, citado en el reportaje anteriormente mencionado, explica: “Quienes prestan el servicio argumentan que la responsabilidad cae sobre los usuarios porque “portan y exhiben objetos de valor como teléfonos inteligentes, que es lo que más buscan los delincuentes”. Por otra parte, los usuarios aseguran: “Los choferes se detienen en ciertas paradas peligrosas y no cierran las puertas, impidiendo que cualquier delincuente ingrese a la unidad con facilidad”, dice el reporte.

metrobus

Foto tomada de: http://www.minci.gob.ve

José Pereira, estudiante del 5to semestre de administración y contaduría, comenzó a usar el pide cola este último semestre por causa del aumento del pasaje ya que pagar el transporte 5 días a la semana está fuera de su presupuesto. Sobre esto comentó: “100bsf diarios dos veces al día no parece mucho pero al final de la semana suma bastante”.

La inseguridad no es el único factor que los alumnos consideran para escoger el pide cola sobre el transporte público, también la subida del precio del pasaje es fundamental a la hora de tomar la decisión. Durante el último trimestre del año se realizaron tres aumentos consecutivos de la tarifa del pasaje, pasando de 45bsf a 60bsf en octubre,  de 60bsf a 80bsf en noviembre y cerrando en 100bsf para el primero de diciembre.

Fabiola Sampol, estudiante del 9no semestre de comunicación social, no es transeúnte común del pidecola pero, en este caso, tuvo que utilizarlo porque su vehículo está en el taller esperando respuestos para volver a funcionar. “Es la segunda vez que se me daña el carro y no consigo los repuestos y cuando los consigo están sumamente caros”.

La situación con los repuestos de los carros se agrava cada día más. La falta de divisas interrumpe el normal funcionamiento de las importaciones, por lo que la oferta de respuestos ha disminuido ocasionando un aumento acelerado de sus precios, tanto por la demanda como por la inflación.

repuestos-de-carros

Importadores de respuestos no reciben divisas. Foto tomada de: http://www.cojedato.com

José Luis Montoya, Presidente de la Central Única de Autos Libres y Por Puestos, afirmó, para el reportaje Caraqueños paralizan sus carros por falta de repuestos realizado por el periódico El Universal, que en los últimos tres meses, los usuarios de transporte público han aumentado en más de 30%. Asimismo, agregó: “Pensamos que mucha gente ahora no utiliza su vehículo particular porque lo tiene dañado, o por el aumento de la gasolina”.

Por otro lado, Montoya afirma que existe una deficiencia en el servicio de transporte público que se debe a la paralización del 60% del parque automotor causado por los precios y la falta de repuestos.

La crisis económica que se vive en el país se vuelve crítica con la acumulación de problemas que se van suscitando a raíz de la inflación. De modo que, comprar repuestos o adquirir un vehículo en Venezuela se vuelve cada vez más difícil, razón por la que, hoy en día,  más de uno depende del servicio de transporte público el cual está muy inseguro.

El pide cola representa, de cierta manera, una realidad que se vive en todo el país; el empobrecimiento de la clase media. Esto se refiere a que los alumnos de la Universidad Católica Andrés Bello pertenecen, en su mayoría, a un estrato socio económico medio que se ha visto fuertemente afectado por las condiciones en las que se encuentra el país, disminuyendo su poder adquisitivo, lo que se traduce a menor calidad de vida para el venezolano debido a que su presupuesto ha caido de forma significativa.

Vanessa De Oliveira
Andrea Gamboa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s